Radiografía de Mauro Icardi, un goleador de raza

Radiografía de Mauro Icardi, un goleador de raza

Hoy cumple 27 años el delantero de PSG y repasamos las características que lo llevaron a estar entre los mejores delanteros del mundo.

Autor:
Nicolás Perdomini
Twitter: nperdomini
Fecha de publicación:
19/02/2020 18:04 Hs.
Compartir:

Mauro Icardi nació el 19 de febrero de 1993 en Rosario, Santa Fe, Argentina. A los 5 años, su papá lo inscribió para que jugara al fútbol en el Club Infantil Sarratea. En ese primer torneo su categoría salió campeona y el argentino marcó ¡51! Goles.

Poco a poco fue creciendo y comenzó a darse cuenta que estaba para grandes cosas en el fútbol. Siempre fue un delantero amigo del gol, quizás sin tanta participación en el juego y que necesitaba (y necesita) de un sistema aceitado para poder rendir.

Tiempo después emigró junto a su familia a España y allí comenzó a jugar en el Vecindario F.B hasta que en 2008 ingresó al equipo de cadetes del Barcelona y comenzó a ascender hasta llegar al Juvenil A en 2010.

Sin lugar en el conjunto español, la Sampdoria confió en él y le dio lugar en sus divisiones inferiores hasta que finalmente se lo compró al Barca por 200 mil euros para su equipo de primera. Allí podemos establecer el puntapié inicial de su carrera profesional.

Sin ser un delantero alto (1,81m), es uno de los típicos ‘9’ que se aferra al área y dentro de ella suele ser letal, aunque fuera de ella pierda su fuerza. El pivoteo, los desmarques y las definiciones son sus puntos más altos.

Se volvió un ícono en el Inter de Milán, club en el que estuvo durante 6 años, aunque sus asuntos extradeportivos lo perjudicaron e hicieron que tenga que abandonar la capitanía y luego la institución, por la puerta de atrás.

PSG le abrió las puertas y, pese a que se pensaba que llegaba a París como recambio de Edinson Cavani, se ganó su titularidad a fuerza de goles. En lo que va de la temporada lleva 19 goles y 4 asistencias en 28 partidos, firmando un importante inicio en un nuevo club, al que no necesitó tiempo de adaptación y demuestra que es un verdadero goleador de raza.