La transformación ofensiva del 'Papu' Gómez

La transformación ofensiva del 'Papu' Gómez

A través de los años, el futbolista argentino fue variando sus posiciones hasta encontrar su mejor versión.

Autor:
Alejandro Ulloa Castelli
Twitter: alecastelliok
Fecha de publicación:
21/02/2020 16:29 Hs.
Compartir:

Alejandro Darío Gómez, en una entrevista con El País, contó cómo fue mutando su juego a lo largo de su carrera futbolística, bajo el apoyo de sus diferentes entrenadores.

Desde las divisiones inferiores en Arsenal, la posición natural del 'Papu' siempre fue la de enganche. No obstante, la demanda del fútbol argentino de jugar cada vez menos con un organizador de juego marcado y pasar a establecer un 4-3-3 para disponer de extremos rápidos y versátiles, le propició cambiar su ubicación en la cancha a ubicarse como segunda punta y aliarse en ofensiva con el típico 'nueve grandote'

En ese entonces, el Viaducto contaba con Calderón, Sava y Óbolo, jugadores de la misma característica que él definió a los centro delanteros que tenía su equipo.

Luego, en San Lorenzo con Diego Simeone como entrenador volvió a transferir sus cualidades a otro sector. El 'Cholo', debido a su posible futuro en Europa y a su estatura, lo utilizó por el extremo izquierdo para que se luzca más con su gambeta y para que cubra toda la banda con su rapidez. Posteriormente, su primera incursión en el viejo continente la tuvo con él en el Catania y lo hizo tomar la misma posición.

Después, su siguiente club fue el Metalist (Ucrania), aquí estuvo un año e hizo el mismo trabajo que antes, pero iba a ser el punto de partida para su última transformación, que llevó a su mejor versión, la actual.

En 2014, llegó al Atalanta, pero los cambios los empezó a hallar con la llegada de su actual entrenador, Gian Piero Gasperini. Con él comenzó como extremo, pero con la diferencia que le permitió moverse libremente hacia el centro, mientras que Simeone lo pegaba a la banda.

Gasperini le indicó que él tenía que pararse entre el defensor central y el lateral rival, para crear asociaciones con el volante que le pase por afuera y causar confusión en el contrario al jugarle un 2 -1 y luego optar por una resolución propia, ya sea asistir o encarar hacia el arco. En esa temporada 2016/17, Papu convirtió 16 goles con un delantero por delante, algo que nunca le había ocurrido.

La salida de Bryan Cristante, el enganche del equipo de Bérgamo en ese entonces, dejó un espacio libre en el esquema del DT y no tuvo mejor idea que probar a Gómez, la posición con la que dio sus primeros pasos en el fútbol.

El ex Arsenal de Sarandí cuenta que durante los primeros encuentros le costó acostumbrarse porque se quedaba estático entre los centrales y volantes rivales y se le complicaba recibir la pelota. En ese entonces le cambió el chip y probó con bajar para ser opción de pase con sus centrocampistas.

Esta decisión le permitió convertirse en lo que es hoy: un excelente organizador del juego, una opción de pase confiable y el hilo conductor del juego ofensivo del Atalanta, ya que bajar a recibir le permite analizar los movimientos del pivote rival y observar cual es el momento indicado para romper líneas, el estilo de juego del equipo italiano.