La dura infancia de ‘Chimy’ Ávila

La dura infancia de ‘Chimy’ Ávila

El futbolista del Osasuna contó en qué contexto le tocó crecer.

Autor:
Nicolás Perdomini
Twitter: nperdomini
Fecha de publicación:
17/03/2020 17:59 Hs.
Compartir:

Ezequiel Ávila se convirtió en la presente temporada en la revelación de La Liga. El futbolista argentino se ganó el reconocimiento de todos a base de goles y un buen rendimiento en el Osasuna.

Cuando todo parecía de color de rosas sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda en enero y quedó marginado, por lo menos, 6 meses. Sin embargo, el rosarino afirmó que en su vida ha vivido cosas peores y que está centrado en volver mejor que antes.

Su historia

El delantero de 26 años se crió en el barrio Empalme Graneros, ubicado en la zona sur de la ciudad de Rosario. Allí le tocó crecer en un contexto poco favorable para sus aspiraciones de joven, pero supo sobreponerse y transformarse en un ejemplo de superación para todos los que sueñan con dedicarse profesionalmente al deporte.

Criado en una familia humilde y trabajadora, pasó por distintas penurias y tuvo que esquivar la peligrosidad de las calles del barrio. “Me acuerdo de mis compañeros de la infancia: el que no está preso está en un cementerio”, relató con crudeza hace unas semanas para un medio español.

Acostumbrado a pelearla durante toda su vida, comenzó su trayectoria desde muy abajo en Tiro Federal, club de su ciudad que compite en las categorías amateurs de Argentina. Luego pasó por San Lorenzo, donde jugó 27 partidos y marcó solo 1 gol, hasta que llegó a España. Se presentó en el viejo continente defendiendo los colores del Huesca en 2° división. Allí estuvo entre 2017 y 2019, consiguió el ascenso a La Liga y marcó 17 goles en 69 partidos.