Radiografía de Carles Puyol, el tarzán azulgrana

Radiografía de Carles Puyol, el tarzán azulgrana

En el día de su cumpleaños número 42 repasamos sus cualidades que lo convirtieron en uno de los mejores defensores centrales de la historia.

Autor:
Alejandro Ulloa Castelli
Fecha de publicacion:
13/04/2020 16:43 Hs.
Compartir:

El 13 de abril de 1978, Carles Puyol i Saforcada nacía en La Pobla de Segur (Lérida), Cataluña, España. En el equipo de esta localidad fue donde él comenzó a dar sus primeros pasos en el fútbol.

A temprana edad, jugaba en la parte ofensiva y se convirtió en el goleador del club, por lo que cautivó al Barcelona y en 1995 fue fichado para formarse en La Masía, cantera del equipo culé, donde fue convertido en defensor y, así, empezó a forjar su historia dentro de este deporte.

El 2 de octubre de 1999 fue su primera intervención en el primer equipo. Louis Van Gaal, el DT de ese entonces, decidió meterlo a la cancha a los 55 minutos por Simao y lo ubicó como lateral izquierdo, encuentro que el equipo catalán le ganó 2 a 0 al Real Valladolid. Desde entonces peleó el puesto con el nombrado anteriormente, hasta que el técnico holandés decidió quedarse con el español como titular. Desde ese momento, comenzó su legado.

Su contextura y capacidad física le permitieron poder ajustarse en cualquier posición de la defensa, es por eso que comenzó como lateral hasta llegar a ser el respaldo de todo su equipo. Es por eso que, a continuación, repasaremos las cualidades que lo llevaron a ser un exitoso en su posición.

Goles. Puyol registró con el Barcelona un total de 19 tantos y otros 3 con la camiseta de la Selección de España y, a pesar de su altura de 178 centímetros, la mitad de ellos fueron de cabeza, incluso uno de chilena.

Mirá su gran movimiento en la victoria por 6 a 0 ante Tenerife.

Técnica y habilidad. No por algo en su juventud fue una revelación mediante sus goles y juego, aunque no fuese característico suyo, el magnífico defensor también tuvo sus lujos en la cancha y aquí se lo puede ver como realiza una doble 'ruleta' y asiste a un joven Messi.

Tiempista y gran juego defensivo. Sus barridas e intercepciones son cualidades que él tenía muy presentes. Su visión de juego era perfecta, ya que con ella entendía a la perfección cuando era el momento exacto para ir al suelo o cortar una jugada ofensiva.

La impronta de último hombre. El ex futbolista, además de todo lo mencionado anteriormente, fue un estandarte para el Barcelona, gracias a su displicencia, a su voz de mando y a sus heroicas jugadas que quedaron marcadas en muchos fanáticos. 

Una de ellas ocurrió en octubre del 2002, en un partido ante el Lokomotiv de Rusia por la Champions League. En esta situación, el delantero Obiorah sobrepasa al portero Bonanno y queda solo frente a Puyol y el arco. El defensor español desvió el remate del delantero rival con su pecho y grabó una de las salvadas más icónicas de su carrera y de la historia del fútbol.


Pelota naranja: la historia detrás del recuerdo
Los entrenamientos en el siglo XX
¿Cómo era jugar frente a Ryan Giggs?
...

Academia de Expertos
¡Seguinos y sumate!
Copyright © 2019 Football by Experts. Todos los derechos reservados.