'Intenté engañar a Alex Ferguson y me despidió del Manchester United'

'Intenté engañar a Alex Ferguson y me despidió del Manchester United'

Una estrella sudamericana cuenta cómo se fue del United por culpa de Ferguson.

Una estrella sudamericana cuenta cómo se fue del United por culpa de Ferguson.
Autor:
Carlos Barraza
Twitter: carlibarraza
Fecha de publicación:
23/10/2020 23:34 Hs.
Compartir:

Diego Forlán jugó durante tres temporadas en el Manchester United, que dirigía Alex Ferguson, entre 2001 y 2004. El uruguayo, que llegó a disputar más de 50 partidos en el club, dijo adiós en agosto de 2004 en un partido contra el Chelsea por la primera fecha de la Premier League 2004-05, por intentar "engañar" al técnico.

"No se puede engañar a Alex Ferguson. Ellos querían hacerme jugar con tacos altos, pero yo me siento más cómodo con los bajos. Estuve de acuerdo en cambiar de botas, pero al final no lo hice. Contra el Chelsea, resbalé cerca de portería y desperdicié una oportunidad. Ferguson cogió mis botas y las tiró. Ese fue mi último partido en el United", justificó el uruguayo.

Fue precisamente la última vez que jugó para el United, una semana después partió a España para unirse al Villarreal, club en donde luego saldría goleador de La Liga, y jugaría las semifinales de la Champions League, formando una memorable dupla junto a Juan Román Riquelme.

Sobre el jugador argentino, Foirlan contó cómo era de compañero: "Con Román me sentía bien, fue un gran socio como el Kun (Agüero). En la Selección con Luis (Suárez) y Edi (Cavani). Román era bicho, te la daba cuando quería. Me hacía picar rectificar, picar rectificar, picar rectificar. Tenía una calidad, era grandote con técnica, los aguantaba, te asistía como quería. Hay un gol con Román contra la Real Sociedad que me lo dejó servido. Cero egoísta".

En otras anécdotas que contó el exjugador uruguayo, hubo una muy fuerte entre Ferguson y Beckham. El DT no medía con nadie: "Fue en un partido entre Arsenal y Manchester UnitedHenry mete gol y quedamos afuera. En el vestuario, ya con un Beckham que se estaba por ir, veo que empiezan a insultarse".

Forlán sigue: "Uno le dice una especie de boludo, un insulto más subido de tono, y el otro la sigue. Se empiezan a insultar y uno quiere tener siempre la última palabra. Cuando Ferguson se va y parece que se terminó la discusión, el otro (Beckham) le dice algo más. Ahí se da vuelta y ve un botín en el piso y le tira un puntazo que le pega en la ceja y lo corta. Vemos sangre y pensamos '¡No, a este no!'".