¿Cómo construir una identidad de equipo?

¿Cómo construir una identidad de equipo?

A continuación, te damos 5 tips para desarrollarla de manera correcta.

Autor:
Nicolás Perdomini
Twitter: nperdomini
Fecha de publicación:
05/02/2020 15:16 Hs.
Compartir:

A lo largo de la historia existieron equipos que quedaron grabados en la memoria de los futboleros no sólo por sus logros, sino también por la identidad que lograron forjar.

La selección de Hungría de la década del ’50, la Holanda de Rinus Michels, el Milan de Arrigo Sacchi, el Barcelona de Guardiola, el Chelsea de Mourinho o el Atlético del Simeone son algunos de los máximos exponentes.

Las ideas de cada uno de estos pueden ser del agrado de uno y no de otros, pero resulta difícil negar lo que han logrado siguiendo una misma impronta.

Lo que todo entrenador siempre desea es construir una identidad en el equipo, pero no es una tarea sencilla. Por eso, a continuación, te vamos a dar 5 tips para poder comenzar a gestionarla.

Conocer a los jugadores: Es importante saber de ellos y no sólo en el plano deportivo, también en el personal. Es el primer paso para orientar los objetivos individuales de tus jugadores hacia los objetivos comunes del grupo.

Fomentar la comunicación: Pregunta a los jugadores y ayudantes sobre su visión del equipo, interésate por sus puntos de vistas, por la imagen que les gustaría proyectar, dónde se sienten cómodos y así llegar a un punto donde todos se sientan integrados y partícipes de lo que estás intentado construir.

Reflexionar sobre los objetivos: Como entrenador, debes ejercer como líder y ser un guía. Y por eso hay que tener en claros cuáles son tus propios objetivos y cómo puedes ponerlo a disposición del grupo.

Planificar el trabajo y dejarlo claro: Compartir la información a los ayudantes y jugadores, trasmitir tus ideas y explicarles la transferencia de los ejercicios de los entrenamientos en el juego fortalecerá el compromiso con el equipo y la confianza depositada en vos.

Reforzar a los futbolistas: Es importante que se sientan cómodos, que aprecien y perciban su progreso, su desarrollo. Refuerza sus gestos técnicos que realicen correctamente y corrige a través de instrucciones neutras a aquellos que no ejecuten tan bien.